Lupus Eritematoso Discoide

El LUPUS ERITEMATOSO (LE) es una enfermedad que presenta una gran variedad de formas clínicas.

Nos corresponde hoy referirnos al LUPUS ERITEMATOSO DISCOIDE CRONICO (LED) donde el compromiso es exclusi-vamente cutáneo y/o de mucosas respetando generalmente otros órganos y vísceras. Esta clase de LUPUS se agrava notablemente con el sol.

Podemos considerar una forma clínica de LED localizado, cuando compromete sólo cabeza y cuello y un LED generalizado o diseminado con lesiones por debajo del cuello.

Las lesiones de piel típicas son placas eritematosas (es decir rojas o rosadas) con escamas y costras blanquecinas que dejan luego una atrofia central. Son de tamaño variable y la escama es muy adherente lo que hace difícil y doloroso tratar de desprenderla. Pueden dejar zonas hiperpigmentadas residuales y en zonas pilosas, cuero cabelludo, barba etc, dejar una atrofia cicatrizal donde el pelo no vuelve a crecer.

Las mucosas pueden estar comprometidas. En este caso son lesiones eritematosas (rojas o rosadas) o semejantes a leucoplasias (blanquecinas) en mucosa bucal. A su vez los labios pueden estar edematizados, costrosos y/o ulcerados siendo esto más frecuente en el labio inferior pues es el más expuesto al sol.

El LED puede extenderse a zonas no expuestas a la luz solar, aunque siempre sin compromiso de órganos internos.

El pronóstico es en general bueno. Muy ocasionalmente pueden ocurrir transformaciones de lesiones de oreja y/o cuero cabelludo a carcinomas epidermoides. Estos tumores pueden ser diagnosticados y extirpados precozmente si el seguimiento es correcto.

¿Cómo estudiar un Paciente que presenta LED?

1- Debe realizarse una biopsia de piel. La histopatología es característica y la inmuno-fluorescencia es positiva en un 90% de los casos.

2- Los análisis de laboratorio generalmente son normales

3- Debe efectuarse un examen dermatológico minucioso del paciente.

Tratamiento:

*Evitar la exposición a la luz solar y a la radiación de las camas solares.
Emplear ropa adecuada para ello y pantallas solares de alto índice de protección.

*Se utilizan durante períodos breves cremas corticoides de mediana y alta potencia y algunos dematólogos realizan infiltraciones con corticoides.

Si los tratamientos locales no fueran suficientes, pueden emplearse por vía oral los antipalúdicos, previo control oftalmológico que debe mantenerse durante el transcurso del tratamiento para descartar posible retinopatía cuando las dosis son imprudentemente altas. La posibilidad de lesión ocular a dosis convencionales es remota.
También los corticoides por vía oral pueden administrarse durante períodos cortos.

Se prescribe en ocasiones y en pacientes que no responden a las terapéuticas anteriores, talidomida, con todas las precauciones del caso en mujeres en edad de gestar, dada su teratogenia (producción de malformaciones fetales).
El etretinato también puede ser útil pero nuevamente recaemos en el mismo riesgo.

En ocasiones se ha recurrido a tratamientos con sales oro, sulfonas, clofazimine, o agentes inmnosupresores que pueden beneficiar casos extremadamente refractarios de LED.
Todos estos tratamientos de-ben ser monitoreados por el médico.

Si bien, el pronóstico del LED es bueno, las lesiones pueden persistir años alternando épocas buenas con otras de exacerbación. La conversión de LED a LES es extrema-damente rara.

wpe4.jpg (7154 bytes)

wpe2.jpg (8284 bytes)

 

Dra. Graciela Pellerano
Médica de Planta - Dermatología CEMIC - Hospital Gral. de Agudos C. Argerich